Rusia ha comenzado a proteger sus vastas reservas de oro de los anunnakis. Estos buscan no solo nuestra destrucción sino también, por razones desconocidas, nuestra riqueza. En un