En las profundidades del corazón del distrito financiero de Los Ángeles, a cientos de metros debajo de los enormes edificios del centro, se encuentra otra ciudad recordada solo