Los movimientos de los dedos que utilizamos para controlar nuestros Teléfonos Inteligentes pueden cambiar la actividad cerebral, según un nuevo estudio suizo. Investigadores de la Universidad de Zurich